Muerte súbita en el deporte

Muerte súbita en el deporte

Éste 2016, hemos vivido varios casos de muerte súbita en corredores, los más recientes los ocurridos en la maratón de Castellón, en los que un corredor falleció durante la carrera y otro al finalizar como consecuencia del esfuerzo, por lo que es un tema de actualidad en el que la gente comenta y opina.

¿Qué es la muerte súbita?

Según la fundación española del corazón, la muerte súbita es la aparición repentina e inesperada de una parada cardíaca en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado, siendo su principal causa una arritmia cardíaca llamada fibrilación ventricular, que hace que el corazón pierda su capacidad de contraerse de forma organizada, dejando así de latir.

La muerte súbita asociada al deportista, en la mayoría de los casos es producida por una enfermedad coronaria. Una enfermedad coronaria es aquella que afecta a las arterias coronarias, que son las que rodean al corazón y que aportan la sangre cargada de oxígeno necesario para trabajar. Las paredes de éstas arterias pueden engrosarse al acumularse grasas, formando las placas de ateroma, y si a éste corazón con las arterias engrosadas le sometemos a un esfuerzo extenuante es cuando pueden llegar los problemas.

¿Y entonces? ¿No era bueno el ejercicio para reducir el colesterol y tener una buena salud cardiovascular?

La respuesta es rotundamente sí, pero haciendo las cosas con control. En el deporte, al igual que casi en todo, no más es mejor. Por lo que una persona que ha estado siendo sedentaria durante x años de repente le pica el bichito del running y comienza a correr tiene que ir con prudencia, no dejarse aconsejar por cualquiera y llevar un entrenamiento y dieta (muy importante, correr con sobrepeso es mortal) adecuada a cada uno. Y si uno no está para correr maratones o hacer carreras de 500 km, pues no pasa nada, hay muchísimas carreras, no entiendo el porqué en el deporte popular se ha puesto tan de moda el cuanto más largo mejor.

¿Qué hacer para evitar la muerte súbita ?

Lo más importante para la prevención es la realización de un reconocimiento médico anual, pero ojo, no cualquier reconocimiento médico.

Se deberá de hacer en algún centro de medicina deportiva en el cual te hagan una prueba de esfuerzo, la cual te va a servir para dos cosas claras.

  1. Ver el estado de nuestra salud y que podamos someter el cuerpo al estrés de los entrenamientos.
  2. Obtener todos los datos claves para realizar una perfecta planificación de los entrenamientos por parte del entrenador, o uno mismo si ya está más leído en el tema y le interesa.

Una vez está hecho el reconocimiento y tenemos el ok médico, pues ya lo que toca es hacer un entrenamiento adecuado y personalizado, por lo que los esfuerzos siempre serán acordes a nuestras capacidades, y se irá mejorando cada vez más en salud y rendimiento sin riesgos.

La última de mis recomendaciones consiste en llevar una dieta equilibrada y evitar el sobrepeso. En ejercicios como correr, el sobrepeso hace un sobreesfuerzo brutal tanto a nivel del aparato locomotor (articulaciones, musculatura…) como a nivel cardiovascular, por lo que si tienes sobrepeso, en los primeros momentos céntrate en la dieta y en otro ejercicio aeróbico como el ciclismo, ya que es más fácil regular las pulsaciones que corriendo, y una vez ya has cogido cierta base aeróbica y perdido algo de peso se podrá entrenar y avanzar mucho mejor en los entrenamientos de running.

One Comment
Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.