Fatiga, agujetas y recuperación

Fatiga, agujetas y recuperación

Caer en la fatiga siempre es un riesgo que tienen los deportistas cuando intentan ir más allá de sus límites fisiológicos.

Para mejorar el rendimiento, las cargas de entrenamiento deben de ser lo suficientemente altas como para estimular la adaptación. Para que se produzca la adaptación, los programas de entrenamiento deben intercalar tanto periodos de trabajo como de descanso, a la vez que se alternan distintos niveles de intensidad, evitando grandes incrementos en la carga del entrenamiento. El objetivo será encontrar el equilibrio perfecto entre trabajo y descanso. La fatiga es consecuencia del trabajo físico y reduce la capacidad de los sistemas neuromuscular y metabólico.

Las agujetas no son lo mismo que la fatiga. Las agujetas pueden aparecer tras comenzar un nuevo programa de entrenamiento o al realizar ejercicios con los que no se está familiarizado y se trabajan músculos distintos de los que se emplean normalmente.          Por ejemplo, un ciclista bien entrenado, si comienza a correr y no está acostumbrado, es muy probable que sufra de agujetas en las piernas, aunque esté altamente entrenado, ya que la musculatura utilizada en la carrera no es igual a la que se utiliza en el ciclismo.

Con respecto a qué son las agujetas, durante años se pensó que la producción de ácido láctico era la causa principal, pero investigaciones sugieren que la causa real de su aparición es el flujo de entrada de los iones calcio en las células musculares. El calcio, importantísimo en la contracción muscular, estimula las fibras, que se contraen y se bombea rápidamente de vuelta al área de almacenamiento del calcio después de completarse la contracción. Si los iones calcio se acumulan en las fibras musculares, provoca la liberación de proteasa, causando destrucción de las fibras musculares. El dolor que experimentan los deportistas se debe sobre todo a la formación de componentes pirotécnicos degradados y tejido muerto.

Para prevenir las agujetas la técnica más importante es planificar bien el entrenamiento, empleando el principio del aumento progresivo de la carga de entrenamiento.

El estirar tras las sesiones de entrenamiento también será de vital importancia. Se busca evitar el  acortamiento muscular, ya que se facilita el intercambio bioquímico a nivel de las fibras musculares si los músculos alcanzan su longitud de reposo.

Por último vamos a ver el concepto de recuperación activa, que consiste en la práctica de un ejercicio aeróbico moderado para ayudar a la rápida eliminación de los productos de desecho.

Es por esto que si habéis realizado una sesión de entrenamiento especialmente dura, será preferible al día siguiente hacer una sesión de 25-30 min de ejercicio aeróbico suave, a planificar descanso total.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.